martes, julio 24

Las cosas por su nombre

Supongamos que te mudaste de piso en tu laburo hace, pongámosle, cuatro, cinco meses. En tu nuevo piso, como en los 12 restantes, hay una cocina, con su máquina de café correspondiente (que hace maravillas), una heladerita con botellas de agua mineral, jarras de café de filtro y de agua caliente en su punto justo, un espejo grande y teloide, un empapelado bastante fiero, unas banquetas, cuacharitas descartables, platos idem, etc. etc. etc.

Al haber cambiado de piso, no sólo el papel del empapelado y el mobiliario es diferente, sino que también la fauna lo es. La fauna, y en este caso también la gente.

Siendo la cocina un lugar de encuentro para la gente del piso y un oasis para los que fuman, tu nueva cocina no ha de ser la excepción, y por lo tanto habrás de conocer gente nueva.

Y no toda la gente de tu nuevo piso tiene tan mala memoria como la tuya. Hay gente que la tiene fallecida. O un día decidió que te ibas a llamar Rosario, Penélope, Carmela. O... Soledad.

Entre estas personas... está Mariela.

Mariela viene llamándome Soledad desde el mismo día en que le festejé un chiste. Desde ese día, TODOS LOS DÍAS me saluda con un beso y me dice "hola Sole!, cómo estás?".

Y como yo soy muy educada y pudorosa e inhibida, jamás me atreví a corregirla. Sobretodo porque sé que no lo hace adrede, y además me sonríe. Una persona que sonríe jamás tiene malas intenciones. Es más, yo podría ser perfectamente amiga de Mariela si ella supiera mi nombre, por ejemplo. Hasta podría compartirle mis papas fritas de Mc. Donald's, si ella me lo pidiera.

Así fueron pasando las semanas y los meses.

Sole de acá, Sole de allá. La gente que presenciaba dichos saludos se limitaba a sonreír, y yo por atrás suplicaba que lo dejaran pasar.

Pero hoy... hoy dije, basta.

Hoy, como todos los días (y mientras yo entraba al baño) Mariela abrió la puerta presurizada de las escaleras, agarró una botella de agua de la heladerita, levantó la cabeza, y me dijo "hola Sole!", y se puso a hablar con Marcela (que es quien prepara el café y me guarda medialunas de manteca y otros enseres cuando hay reuniones).

Ante este saludo, Marcela se limitó a sonreír, pero no dijo nada.

Mientras estaba en el baño me dije a mi misma que esta situación tenía que terminar, por una simple razón (en realidad había muchas razones, pero la más importante era:) si llegaba a haber un incendio en el edificio, y moríamos todos calcinados, y Mariela era la única sobreviviente y tenía que reconocer los cuerpos... CÓMO IBA A HACER PARA RECONOCERME SI NI SIQUIERA SABÍA MI NOMBRE?!

Yo no podía permitir eso.

Entonces, salí del baño decidida a aclarar la confusión.

Le puse las manos sobre sus hombros (invadiendo su espacio personal), la miré a los ojos y le dije (sonriendo, por supuesto, porque ella siempre me sonríe):

C: Tengo que decirte algo importante. No me llamo Soledad... en realidad, me llamo Carolina. Y perdonáme que no te lo haya dicho antes, es que no me animé a corregirte. Pero si querés, podés seguir llamándome Sole (no sé por qué le dije eso, creo que fue porque me puse nerviosa y no quería que se sintiera mal).

M: Jajaja... en serio? Y por qué no me dijiste antes?

C: No sé, no pude. Te vi tan contenta llamándome así. Qué se yo, jaja.

M: Perdonáme, jajajajaajajaja.

7 comentarios:

hc dijo...

La verdad es que tenés cara de "Soledad".

Gisella dijo...

Y, lo mejor es que vos también le cambies el nombre a esa chica, no?

Fijáte cómo te gustaría ponerle, y listo!

Delirius Jeje Je dijo...

Antes cuando me llamaban con otro nombre les seguía la corriente. En tal lugar me llamaban de tal manera, en otro, de otra manera. Era divertido, hasta que me aburrí.. y decidí que me llamen todos de la misma manera...

Buen gusto de pantuflas!
(tengo unas muy parecidas)
Salu2

Wilfredo Rosas dijo...

Hermoso blog.
Lo estaré frecuentando.
Saludos cibernéticos.

Anónimo dijo...

Caroooooooooooooo

SE LLAMA MARIANELA, NO MARIELA...!!!

jajajajaja

Noa dijo...

y yo soy fauna que te seguiría llamando sole.

ajajjajajaa

o una mezcla de ambos nombres


pero me mato eso de "si sobrevive solo"

la imagen fue tétrica......pero me gusto.

caro dijo...

Em.. no tengo nada en contra de las Soledades, pero creo que es un nombre que no me sienta muy bien.

Acabo de descubrir que en realidad se llama Marianela, jaja. Bueno, pero es de la familia.

Aguanten las pantuflas de garra!!

Gracias Wil :)

Aguanten los sobrevivientes...

Saludos con la mano.