lunes, diciembre 3

El día que me tiré desde el 10mo piso

Resulta que a mi me gustan los deportes extremos.

Resulta que me gusta la adrenalina.

Y también resulta que hoy había simulacro de evacuación en el laburo, con la suculenta propuesta de tirarnos desde el décimo piso por una manga de lona.

YO ME TIRO.
YO ME TIRO.
YO ME TIRO.

Así que subí con Jota hasta el décimo, me calcé el overall rojito, me saqué las sandalias. Y fui viendo cómo uno por uno se iban tirando por la ventana, mientras una mina que hablaba un español dudoso les iba dando indicaciones.

- la mano izquierda arriba de la cabeza, estirada.
- las piernas abiertas; cuanto más abiertas, menos velocidad.
- la mano derecha para abajo.

Y a medida que iban quedando menos adelante mío, me empezó a latir el corazón. Fuerte. Fuerte.

H: 'Bueno, te toca Caro. Cuando te trepes a la ventana no mires para abajo'.

Acto seguido, miro para abajo. Pero no puedo echarme atrás. Tengo el atuendo puesto, soy de Leo con luna en piscis, y se acaba de tirar una vieja de cincuenta, así que tiráte y ya.

Y vuestra heroína se tiró por la manga, regulando la velocidad de manera impresionante.

Una vez abajo, salgo de la manga en mi atuendo rojo. La gente frenada en el semáforo de San Martín y Alem saludándome.

Camino por la vereda en patas. Entro al edificio. La saludo a Vale:

'Groso, groso... Tengo que hacer esto más seguido'.

5 comentarios:

N dijo...

jajajaja una genia!

(linda foto :) )

Luciano dijo...

Uh, los simulacros en donde laburo son mucho más aburridos... Ahora yo también quiero! :D

Buda de nieve dijo...

Que suertuda!

Cosme Fulanito dijo...

en mi laburo el simulacro más osado es comer un sugus

caro dijo...

sí, la verdad que me siento afortunada.