lunes, mayo 21

Lugares amenos para frecuentar cuando uno está en un día tristetristetriste

Ayer, por ejemplo.

Me levanté temprano a la mañana -porque había dormido muy mal-, queriendo ser cualquier persona o cosa menos yo. Por qué justo hoy tenía que ser yo? Por qué? POR QUÉ? POR-QUÉ? Y cerré los ojos un par de veces para ver si me transformaba en algo, para despertarme de la pesadilla de ser yo justo en un día como ayer... pero no. Ahí estaban mis pies, con las uñas pintadas de colorado. Los reconocería en cualquier lugar, aunque me dejaran por otra.

Me había levantado muy triste -las causas no son relevantes- pero lo interesante, sí, es que transformé un día que podría haber sido uno de los peores de mi breve existencia, en un día que, bueno, estuvo bastante-bastante bien, por lo siguiente:

- Me fui a tomar un café moka + muffin de frambuesas con mi mamá. Me quedé con ganas de probar su ristretto, pero siempre hay que dejar algo para la póxima. Y estas cosas son de las más placenteras en la vida. No lo digo ni por el muffin de frambuesa, ni por el de limón con semillas de amapola que se pidió ella y me convidó para probar, sino porque hay pocas cosas en la vida que disfrute más que tomar un café con mi mamá y charlar. De cualquier cosa... contarle y que me cuente.
Mi mamá y yo dentro de 40 años vamos a ser las típicas dos abuelitas que uno ve caminando por la calle con los brazos enganchados -uno nunca sabe bien quién lleva a quién-, con la bolsa del supermercado prendida a la mano y la riñonera bien ajustada a la cintura para que ningún facineroso se aproveche de su ancianidad y les robe la jubilación. Ella va a seguir teniendo el pelo teñido de tiziano, y el mío va a ser color chocolate y cobre. Y cuando estemos constipadas vamos a comer ciruelas pasas.
Mi mamá es una de las personas que más admiro y respeto. Es mi mamá, y es mi amiga. Y a veces tenemos largas conversaciones sin hablar... Mi mamá, que siempre me mima, es una de las pocas personas con las que puedo hablar en ese idioma.

Después del café en el bar, nos fuimos por ahí. Me compré unos ingredientes para cocinar algo que calmara mi angustia matinal, y entré en uno de esos lugares que a mi me gusta frecuentar en días como el de ayer. Y ese lugar no era, ni más ni menos, que una casa de cotillón.

Y esto puede resultar extraño porque a mi no me gusta mucho festejar mi cumpleaños, y una casa de cotillón sería como el emporio del cumpleaños. Y no, no es que sea masoquista, ni nada. Simplemente nací con ese gen que te indica qué cosas te han de gustar, con una tendencia muy marcada hacia:
1. Las casas de cotillón, donde podría pasarme horas revolviendo y comprando cosas que jamás habré de usar ni necesitar, o varitas mágicas, o velas con brillantina -jamás esos adornos de azúcar con colorante-, platos de cartón de Hello Kitty, etc. etc. etc.
2. Las veterinarias. Aunque tengo prohibido entrar a mi casa con un animal que no sea del elenco estable de la Fundación Bxxxxton.
3. Las librerías. Me encanta meterme en las librerías y revolver... además hay un olor muy especial que me gusta mucho. Y en Yenny's también venden discos, que es un 2X1 para nada despreciable.

Así que compré unos pilotines para hacer unas magdalenas, pasamos por Yenny's para comprar un dvd que no necesitábamos, miramos unos libros que probablemente nos compraremos en el futuro, y emprendimos la vuelta a casa.

Y a la tarde me fui a la casa de Lucas y Karle con mis bros. Paseamos a Greta con Karle por el Parque Thays, porque *verdaderamente* la tarde estaba muy linda. Después caminamos por la Plaza Francia mientras nos poníamos al día con nuestras cosas, y me di cuenta de la familia tan linda que tengo. Y de lo lindo que es tener una cuñada que te hable con acento español, y que te diga "que no me lo creo" en vivo y en directo. Hay muchas cosas que dice Karle que son dignas de un telebeam, pero eso merece un post aparte... Mi cuñada es muy grosa. Grosa posta, como mis hermanos.

Y el día terminó con ArteBA, que también merece un post aparte.

Menos mal que me lavanté siendo yo y no otra, justo en un día como el de ayer.

8 comentarios:

Nicolas Carnal dijo...

Lo bueno de todo esto es que si me levanto sin querer ser YO, y no tengo a tu mama, a tus hermanos, a tu cuñada ni a tus gigantes perros, arte BA esta cerrado, la casa de cotillon fundió, y como si fuera poco tengo puesto ese par de zapatos rojos (situacion en la que probablemente me dolerian mucho los pies), puedo seguir cambiando el dia, transformarlo en uno positivo y reirme de mi mismo al verme frente al espejo, tan ridiculo, en calzones, con tacos, uñas pintadas de rojo y la clasica cara de dormido de cada domingo.

caro dijo...

Hola nico "carnal" (no voy a preguntar el por qué de tu adjetivo :) Yo jamás te llamaría así.
Cuando estés triste te presto mis zapatitos rojos, y si insistís un poco te pinto las uñas también. Yo creo que el rojo te quedaría bien...

Anónimo dijo...

Otra vez yo, el hermano anónimo... por suerte no soy de esas personas que se entristesen seguido, de hecho rara vez estoy triste pero cuando lo estoy suelo visitar a alguno de mis amigos, a veces me voy a comer a lo de mi otra hermana y otras simplemente me acomodo en algún lugar de mi casa, ahí donde estás todos los días, donde tenés la contención de la flia y donde relajarse es lo más natural del mundo... en fin, creo que en adelante, en esos extaños días grises, esta página podrá ser una buena alternativa de escape... tiene un toque melancólico muy interesante...

caro dijo...

Es verdad, la flia siempre ayuda mucho en estas circunstancias. Y reírse de uno mismo es quizás una de las mejores herramientas para enfrentar los reveses de la vida. A mi me ayuda mucho.
Igual te puedo pintar las uñas, también.

Tech dijo...

Negra, te quería decir dos cosas.
1) Que se dice ¨pìlotines¨ para los muffins, no pirotines. Y lo que me gustaría es q algún día me salgan unos super-power bien cargados y altos, casi más altos arriba que en el pilotín. Voy a seguir intentando y te los mostraré.
2) Me hubiese gustado ver tus fotos de ArteBA para conocer al dinosaurio arriba de un alfajor... sería gracioso. Puedo hacer una instalación con mi vaca arriba de un Terrabusi?

caro dijo...

Gracias Tesa, tomo nota prolija de la corrección (no manejo la jerga culinaria aún :)
Cuando tenga tiempo prometo poner las fotos de ArteBA para que veas un poco con qué me encontré. Y cuando quieras hacemos una réplica de Rex sobre el milka mousse con tu vaca Aurora. O si te animás hasta podemos pintar un fresco en tu cuarto, qué me decís?

lola dijo...

no se si alguien llegue a leer esto, pero en realidad segun la RAE (Real Academia Expan~ola) no existe la palabra pirotin y si piLotín (pero se refiere a: Hombre que servía en los buques como ayudante del piloto)

Anónimo dijo...

Gracias!