lunes, mayo 28

Los pingos se ven en la cancha

El gran día:

Pauli con cara de qué bueno que hay havanette de postre:

El equipo Vojo optimista/alegre/rebosante antes de perder (de nuevo). Dolo jugó muy muy muy bien, y yo no quise opacarla, jajaja. Eso fue lo que verdaderamente pasó:
El enemigo (0 puntos en fair play, quiero aclarar):

2 comentarios:

Manuel dijo...

Después de haber paseado libremente -sin méritos, ni culpas-por su refugio de palabras me retiro sin antes dejarle mi huella, vulgar y concreta, pobre y virtual, pero huella al fin.

También le dejo -por las dudas- mis elogios y mis agradecimientos al destino, a dios si todavia existe, o a las casualidades por dejarme desprovisto de vanidades y egos en este rincón. Sus descripciones, sus cotedianeidades plasmadas con gracia y suma habilidad me han dejado sin mucho que decirle, pero con mucho que contarme a mí.

caro dijo...

Muchas gracias por tantas palabras lindas e inmerecidas. Las voy a doblar en cuatro partes y me las voy a guardar en el bolsillo para leer en el tren.

Está invitado a pasar y escribir cuando quiera.