martes, junio 12

Ojalá que nunca te pase

De repente vas por la vida distraída y zas! te encontrás con una bailarina de Degas que quería bailar un pas de deux -pero no pudo porque no tenía con quién- entonces terminó bailando sola en un pozo petrolero.

Qué triste, qué triste...

2 comentarios:

lucia maria dijo...

negra boliviana, ponete a laburar!!!! y deja de hacer bailarinas con papel de alfajor havana

Manu dijo...

EEEeeee EEEEeeee bailarina metálica!!!